Tras la paralización de los procedimientos administrativos y adjudicaciones impuesta por el estado de alarma, la Autoridad Portuaria de Cádiz ha podido retomar todos los procesos pendientes.

Entre ellos, el contrato para la ejecución de las nuevas pantallas de protección durante la manipulación de graneles en la dársena de La Cabezuela-Puerto Real, que será adjudicado a Gestión y Ejecución de Obra Civil.

Con una inversión de 1,29 millones de euros, IVA excluido, este proyecto contempla la ejecución de unas eficientes barreras de protección que limitarán más que las existentes la propagación del polvo en suspensión. De este modo, la zona protegida se ampliará desde los 75 metros actuales a los 233 metros lineales, con una altura de 14 metros.

La barrera estará formada por 58 módulos de pantallas de cuatro metros de longitud, de las que 42 se ubicarán paralelas al muelle y 16 perpendiculares a él. Además, la parte superior tendrá una inclinación de 42º para mejorar su eficiencia.

También se instalarán cuatro cañones móviles de pulverización de agua, que podrán situarse en seis ubicaciones diferentes. Para evitar la acumulación de material en oquedades y facilitar la limpieza de los muelles, se procederá a la mejora de la pavimentación en las zonas de acopio y viales de salida.

Por otro lado, con el objetivo de maximizar la ordenación del tráfico de vehículos pesados y controlar la limpieza de las zonas de circulación, se procederá a mejorar la señalización de los viales de conexión interior del puerto.

Finalmente, se establecerá un sistema de medición de la velocidad y dirección del viento, que avise al operador y a la vigilancia portuaria si es necesario implementar las medidas de pulverización cuando se superen unos umbrales predefinidos.

La Autoridad Portuaria está trabajando ya para la instalación de dos estaciones de medición de última generación para controlar la eficacia de las mejoras ambientales implementadas y conocer las emisiones en tiempo real.