Repsol y Enagás han llevado a cabo en el puerto de Cartagena el primer suministro en Europa de Gas Natural Licuado, GNL, como combustible directamente desde una planta de regasificación a un buque.

Este tipo de suministro, conocido como bunkering ‘pipe-to-ship‘, se ha llevado a cabo mediante unas mangueras criogénicas flexibles que conectan directamente la embarcación con la terminal.

De este modo, el Damia Desgagnés, de bandera canadiense, ha recibido 370 m³ de GNL en la mayor operación que se ha realizado de bunker hasta la fecha en España y para Repsol, que en operaciones anteriores había suministrado hasta 320 m³ mediante camiones cisternas.

El buque, que cuenta con 135 metros de eslora, 23 metros de manga y doble casco, puede navegar con fuelóleo, gasóleo marino o Gas Natural Licuado, y es el primer asfaltero propulsado por GNL.

La operación ha sido posible gracias a las adaptaciones que se están realizando en el pantalán de la planta de Enagás en el puerto y se enmarca dentro del proyecto Core LNGas Hive, cofinanciado por la Comisión Europea, para desarrollar una cadena logística integrada, segura y eficiente para el suministro de GNL como combustible.

La iniciativa, que coordina la empresa energética y lidera Puertos del Estado, cuenta con un presupuesto de 2,73 millones euros.