El presidente de la Autoridad Portuaria de La Coruña, Martín Fernández Prado, se ha reunido con representantes del BNG, en el que ha sido el primero de los encuentros institucionales que mantendrá con los responsables de los grupos municipales para darles a conocer los proyectos del puerto.

La reunión ha girado en torno al enlace ferroviario a Langosteira, la deuda derivada de la construcción del Puerto Exterior y la futura reurbanización de los muelles del puerto interior.

Con respecto a la transformación de los terrenos portuarios, el presidente ha planteado su propuesta de crear un grupo de trabajo, como delegación del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria, para planificar la integración de los muelles de Batería y Calvo Sotelo en la trama urbana.

En este grupo estarían representadas todas las instituciones implicadas, con un miembro por parte de cada una: Puertos del Estado, Xunta de Galicia, Ayuntamiento de La Coruña y Autoridad Portuaria.

Empezaría a trabajar de manera inmediata para trazar la hoja de ruta que permitiría acometer el desarrollo de los muelles y definir qué ente de gestión se constituirá para la transformación.

En este sentido, ha apuntado que estas dársenas quedarán liberadas de actividad portuaria en 2022, y ya podrían comenzar las obras de reurbanización. Para ello, tendrá que definirse el proyecto que se llevaría a cabo, sus costes y la participación de cada Administración.