La Autoridad Portuaria de Málaga ya tiene fecha para el retorno del turismo de cruceros, que se hará de forma escalonada. Será el próximo 15 de junio, a solicitud de la naviera alemana TUI, por lo que el puerto podría ser el primero de la península en acoger a un buque de este tipo en la era post-Covid.

La delegación de Salud de la Junta de Andalucía analizará la solicitud, guiándose por el Protocolo Sanitario aprobado para el restablecimiento de itinerarios nacionales con escalas en la región.

TUI está desarrollando una experiencia de crucero burbuja, trasladando a sus pasajeros en sus propios aviones, y permitiendo únicamente excursiones organizadas por la propia compañía, lo que garantiza que se respeten las medidas de seguridad.

Desde julio de 2020, opera en Canarias con itinerarios de cabotaje. En el caso de Málaga, será puerto de escala del buque Mein Schiff 2, que partirá desde Gran Canaria a Palma de Mallorca.

A partir de ahora, el puerto confía en ir recuperando poco a poco el número de cruceristas. Por ello, ha reunido a todos los agentes implicados en esta escala, tanto del puerto como del destino, para garantizar la máxima seguridad en esta primera operativa y en las excursiones programadas.

Medidas sanitarias

Según el marco sanitario establecido, la tripulación debe contar con una PCR negativa de forma previa al embarque, además de realizar un aislamiento preventivo, mientras los pasajeros aportarán una PCR negativa para embarcar. Una vez a bordo, asistirán a una charla sobre medidas de prevención y se les informará sobre los protocolos que deben cumplir.

Por otra parte, el aforo deberá reducirse al 60% o 70% de la capacidad total de los barcos, reservando varios camarotes para aislamientos preventivos. Además, el servicio de buffet estará inactivo y las comidas se servirán directamente en mesa.

Todos los cruceristas contarán con una póliza de seguro médico que garantiza la hospitalización en escala, así como alojamiento incluido en caso de ser preciso realizar un aislamiento preventivo. Además, los barcos contarán con laboratorios para realizar pruebas a los miembros de la tripulación y pruebas aleatorias a los cruceristas.