La Junta de Andalucía ha aprobado un acuerdo marco para reanudar el turismo de cruceros en la región, que permitirá el desarrollo seguro de las escalas en los puertos
andaluces.

Actualmente, los cruceros que realicen itinerarios internacionales no están permitidos, pero sí los nacionales, que deben cumplir los requisitos establecidos por las Comunidades Autónomas en los que atracan.

Este protocolo es un importante punto de partida, que determina la forma en la que la tripulación y los cruceristas realizan las escalas, así como los requisitos para garantizar la seguridad sanitaria en este proceso y durante la estancia en el barco.

La tripulación de los barcos deberá contar con tres pruebas PCR negativas de forma previa al embarque, además de realizar un periodo de aislamiento preventivo. La primera prueba PCR se realizará al salir de su domicilio, una segunda en el transporte que le lleve al barco y la tercera antes de embarcar.

En cuanto a los cruceristas, deberán contar con una PCR negativa para poder embarcar. Una vez en el barco, se les ofrecerá una charla sobre las medidas de prevención y se les informará sobre los protocolos que deben cumplir.

Asimismo, los barcos contarán con laboratorios para realizar pruebas a los miembros de la tripulación, así como pruebas aleatorias a los cruceristas.

Por otra parte, el aforo deberá reducirse al 60% o 70% de la capacidad total de los barcos, reservando varios camarotes para aislamientos preventivos, bien por un contagio o por un contacto directo con un contagiado.

Además, el servicio de buffet estará inactivo y las comidas se servirán directamente en mesa. Finalmente, todos los cruceristas contarán con una póliza de seguro médico que garantiza la hospitalización en escala, así como el alojamiento si es preciso realizar un aislamiento preventivo.

CdS suscribete-maritimo-900