La Autoridad Portuaria de Motril sigue apostando fuerte por mejorar la sostenibilidad de las actividades que se desarrollan en el enclave.

Entre sus objetivos se encuentra la descarbonización del transporte marítimo, un proyecto que ha entrado en la última fase con la adjudicación y ejecución de la obra que va a permitir disponer de 800 kW de potencia para que los ferris que pernoctan en Motril puedan conectarse a la red eléctrica mientras permanecen atracados en el puerto.

La obra, proyectada para evitar el ruido y la emisión de CO2, consiste en la colocación de dos centros de seccionamiento, uno en la ZAL y otro en Poniente, con el fin de mantener el suministro eléctrico en todo momento.

Además, el proyecto se completa con la conexión del centro de transformación en media tensión situado junto al edifico administrativo de la Autoridad Portuaria con el centro seccionamiento de poniente.

Con estos últimos trabajos, presupuestados en 700.000 euros de los que 200.000 están financiados por la Junta de Andalucía a través de la Agencia Andaluza de la Energía, se evita que los barcos atracados consuman combustibles fósiles.

Además de la descarbonización del transporte marítimo, el puerto de Motril sigue avanzando en la implementación de otras medidas encaminadas a mejorar el medio ambiente como el proyecto del nuevo edificio de la Policía Nacional, energéticamente autosuficiente, y el que próximamente se construirá para la Guardia Civil.