Durante el primer trimestre de 2021, el puerto de Rotterdam ha manipulado un total de 115,8 millones de toneladas, lo que constituye un incremento del 3% respecto al mismo periodo del año anterior.

La instalación ha dado un nuevo paso en su recuperación tras el descenso del tráfico experimentado en 2020 como consecuencia de la pandemia del Covid-19. El tráfico de contenedores ha repuntado un 4,5% hasta los 3.709.000 TEUs.

Medido en toneladas, el movimiento de contenedores ha caído un 0,7%, lo cual se explica por el incremento en el número de contenedores vacíos y el descenso del peso medio de cada unidad.

El tráfico de graneles sólidos ha aumentado un 9,8% hasta las 18.382 toneladas, gracias a la creciente demanda de metales y acero. El mayor incremento ha sido el experimentado por la biomasa, con un 36,7%, seguido por el carbón, con un 25,2%.

Por su parte, los graneles líquidos han crecido un 3,4% hasta las 52.082 toneladas, destacando el aumento de los productos petrolíferos, con un 19,7%, hasta las 16.956 toneladas. En cuanto al GNL, se ha reducido un 26,8% hasta las 1.524 toneladas, por el descenso de los flujos de importación.

Además, ha aumentado ligeramente el movimiento de biocombustibles, frente a la caída de los productos químicos. Desde la Autoridad Portuaria, valoran positivamente las cifras del trimestre, aunque creen que siguen siendo tiempos difíciles para el sector del comercio.

Su principal preocupación ahora mismo es poder gestionar eficazmente todo el tráfico extra derivado del bloqueo del Canal de Suez durante varios días.