La Autoridad Portuaria de Rotterdam ha registrado un movimiento de 469,4 millones de toneladas en el año 2019, ligeramente por encima de los 469 millones de toneladas del ejercicio anterior.

Los graneles líquidos han llegado a los 211,2 millones de toneladas, una cantidad de nuevo muy similar a la de 2018, cuando se manipularon 211,8 millones de toneladas. Dentro de este segmento, destaca el crudo, que ha superado los 100 millones de toneladas por quinto año consecutivo, lo que supone un incremento del 3,9%.

Por su parte, los graneles sólidos se han reducido un 4% hasta los 74,5 millones de toneladas, debido principalmente al retroceso del 14,8% en el carbón. Esto se debe a que la proporción de carbón en la generación de energía ha disminuido, tanto en los Países Bajos como en Alemania, al estarse fomentando la energía solar, eólica y de gas.

En cuanto al tráfico de contenedores, ha crecido un 2,5% si se mide en toneladas, mientras que en TEUs, el aumento ha sido del 2,1%, hasta los 14,8 millones. Mientras, el tráfico ro-ro ha repuntado un 0,8% a pesar de las incertidumbres que rodean al Brexit, si bien se han producido significativas fluctuaciones a lo largo del año.

Las inversiones del puerto de Rotterdam se han mantenido de nuevo a un nivel elevado, llegando a los 338,3 millones de euros, frente a los 408,1 millones de 2018.