La Autoridad Portuaria de Tarragona ha recibido una única oferta para cubrir el contrato correspondiente al servicio de apoyo a las tareas de gestión y control de las instalaciones fronterizas de control sanitario de mercancías y aduanero, por parte del operado tarraconense Transpaís que opta a hacerse con este contrato, con una duración de 48 meses.

Los responsables del recinto portuario tarraconense estiman que el nivel de exigencia y la importancia que tienen las inspecciones ha aumentado en los últimos años, ya que, por razones de salud y seguridad nacional, los controles veterinarios y sanitarios sobre las mercancías son cada día más necesarios y exigentes.

De igual manera, la Autoridad Portuaria es consciente de que las condiciones y los niveles de calidad en el servicio que los controles sanitarios y de aduana que se realizan en el puerto constituyen un factor que influye positivamente en el valor añadido que aporta la instalación a la cadena logística de los servicios portuarios.

Así pues, la Autoridad Portuaria de Tarragona estima necesario contar con las labores de apoyo de una empresa externa para mejorar este servicio.

El adjudicatario deberá aportar para la gestión en el puesto, dos carretillas elevadoras eléctricas, con baterías de gel herméticas, de dos toneladas de elevación, tres transpaletas manuales, quince palets de plástico para garantizar de las condiciones de higiene en el uso en las operativas de gráneles, dos escaleras de mano para extracción de muestras y otros trabajos, así como un juego de alargadores de horquillas de las carretillas elevadoras para palets de medida extra.