A la vista de que la crisis de suministro en el país no ceja y con el fin de mantener el abastecimiento durante el período navideño, las autoridades británicas han decidido extender la relajación de sus normas nacionales de tiempos de conducción y descanso de los conductores profesionales introducidas el pasado 4 de octubre en Inglaterra, Escocia y Gales.

Así pues, esta nueva prórroga se extenderá desde el próximo 1 de noviembre y hasta el 9 de enero de 2022, cuando ya haya pasado las fiestas de Navidad y de Año Nuevo.

De este modo, se permitirá aumentar el límite diario de nueve horas de conducción hasta diez horas hasta cuatro veces por semana, así como sustituir el requisito de tomar al menos dos períodos de descanso semanal, incluido al menos un período de descanso semanal regular de al menos 45 horas en un período de dos semanas siempre que se tomen dos períodos de descanso semanales reducidos de al menos 24 horas y al final del período de dos semanas se hagan dos descansos semanales normales, con la compensación correspondiente, que se adjuntará a un descanso semanal regular de al menos 45 horas.

Además, también se permite un aumento del límite de conducción quincenal de 90 horas a 99 horas.

Sin embargo, las autoridades británicas recomiendan que estas normas no se apliquen a conductores que participan en parte en servicios internacionales, toda vez que, por ejemplo, en la Unión Europea pueden llevarse a cabo controles retroactivos que podrían considerar una infracción tiempos de conducción y descanso realizados de acuerdo con la normativa británica.