La prolongación de los efectos de la crisis sanitaria china está poniendo en jaque a las cadenas internacionales de retail que tienen en este país asiático uno de sus principales proveedores.

En este sentido, el caso de Primark puede parecer paradigmático de una situación que, lejos de aplacarse con el paso de los días, tiende a ir a más, sobre todo después de que se desatara un importante foco infeccioso en el norte de Italia, que amenaza a los países del centro de Europa, así como a Francia, e incluso a España, dado el intenso nivel de intercambio de mercancías existente entre ambos países, tanto por carretera, como por mar.

La irlandesa ha aprovisionado la mayor parte de su surtido para esta temporada en curso antes del año nuevo chino, por lo que en estos momentos no se están notando desabastecimientos en sus principales mercados, ya que se trabaja con meses de previsión y la compañía descarta cualquier impacto a corto plazo.

Sin embargo, a medida que la situación se alarga, las existencias van disminuyendo  y, según ha anunciado esta semana, está trabajando con sus proveedores chinos para corregir el impacto de la crisis en su cadena de suministro, aunque también evalúa la hipótesis de que si el problema permanece existe el riesgo de desabastecimiento y de roturas de stock en algunas de sus líneas de producto en pocos meses.

Para paliar este riesgo, Primark está analizando la posibilidad de sacar parte de la producción que actualmente realiza en China para trasladarla a otros proveedores de otras zonas con los que ya trabaja.

Al tiempo, en Italia la situación ha producido la práctica paralización de la actividad en la zona norte, la de mayor actividad económica del país, con afectaciones a las comunicaciones del país transalpino con Austria, mientras Alemania y Francia aguardan acontecimientos en lo que podría convertirse en una nueva limitación al movimiento de personas y mercancías por el espacio Schengen.

La Unión Europea ha puesto en marcha un programa de 232 millones de euros en inversiones para impulsar la prevención contra la propagación del coronavirus en diferentes frentes.