El sector británico de la logística y el transporte de mercancías ha pedido al Gobierno que deje la política a un lado y amplíe el periodo de transición para el Brexit, para que su impacto no se multiplique por la crisis del coronavirus. En su opinión, sería irresponsable mantener el calendario para la salida del país de la Unión Europea el 31 de diciembre, puesto que aún queda mucho por hacer para afrontar la situación actual a nivel mundial.

En este sentido, es preciso desarrollar aún ciertas medidas para un correcto desarrollo del proceso, pero de momento todos los medios se están dedicando a superar la crisis sanitaria. Aunque el sector entiende que solicitar otra prórroga sería muy difícil a nivel político, teniendo en cuenta la insistencia del Primer Ministro en no retrasar más el proceso, entienden que la situación excepcioanl que se vice a consecuencia de la pandemia del coronavirus así lo requiere.

Cuando termine esta crisis, las cadenas de suministro a nivel global tardarán un tiempo en recuperarse. Por eso, no sería una buena idea que las empresas se enfrenten a una incertidumbre total en cuanto a la relación económica del país con la Unión Europea.

En este sentido, la logística y el transporte británicos están asumiendo un desafío sin precedentes en la actualidad y cuando todo acabe, estarán en una peor situación para afrontar un segundo shock. Su objetivo ahora se centra en garantizar el abastecimiento en el país en un momento tan complicado y no tienen capacidad para planear nuevos cambios estructurales de cara al Brexit.

Por eso, han solicitado a la administración británica que no introduzca de momento ninguna otra normativa, lo que incluye la ampliación de la zona de bajas emisiones de Londres o la puesta en marcha de nuevas áreas libres de emisiones en el resto de Reino Unido.