La industria de la logística para vehículos terminados continúa enfrentado una crisis sin precedentes, pues el aumento de los costes ha eliminado los márgenes de rentabilidad, mientras que su capacidad ha disminuido significativamente con la caída de los volúmenes.

Costes como los salarios de los conductores y las materias primas necesarias para las embarcaciones, camiones y vagones del ferrocarril están aumentando más rápido que la tasa de inflación general. Asimismo, la inversión en activos prácticamente ha desaparecido.

El sector, que ya se vio muy afectado por el Covid-19, espera ahora una recuperación del mercado, pero le es imposible volver a invertir, tal y como refleja la última encuesta de la Asociación Europea para la Logística de Vehículos, ECG por sus siglas inglés.

En el sector marítimo, los fletes por tiempo en los buques para el transporte de automóviles y camiones se han triplicado en poco más de un año, lo que pone claramente de manifiesto una reducción de la capacidad. De cara al futuro, cuando se recuperen los volúmenes habituales, la reducida cartera de pedidos de buques indica que las tarifas subirán.

En cuanto al transporte por carretera, está sufriendo las consecuencias de plazos demasiado largos en la entrega de camiones, en medio de una crisis por la escasez de conductores. Sin automóviles para conducir, muchos han empezado a trabajar en otros sectores y no volverán.

Crisis de los microchips

Según la encuesta, que comprende los años 2020/21, el 91% de los asociados cree que la razón de que se haya reducido la capacidad reside en la escasez de materiales, principalmente microchips, con las consiguientes reducciones de volúmenes en el sector de la automoción.

Los operadores de transporte por carretera han informado un 21% de reducción media. De hecho, únicamente entre los participantes, cerca de 1.200 camiones han desaparecido de la industria desde enero de 2020. En cuanto a las navieras, el promedio es de un 6%.

Por otro lado, los costes de combustible han aumentado en un 60%, mientras que los salarios, en especial de conductores, han sufrido un incremento significativo en muchas regiones, donde algunos operadores han tenido que conceder aumentos para retener al personal. Asimismo, muchas materias primas han experimentado enormes crecimientos.

Mientras que el sector pone toda su esperanza en la recuperación de los volúmenes, los operadores se preguntan cómo podrán aumentar su capacidad. Por ello, la industria necesita trabajar en conjunto para construir un futuro sostenible.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px