El Propeller Madrid ha celebrado a finales de noviembre su IX Mesa Redonda sobre Logística Marítimo-Portuaria, PROMart 2020, que ha estado centrada en la cuenta atrás para el Brexit.

El secretario general de Puertos del Estado, Álvaro Sánchez, ha repasado las circunstancias que rodean a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, un evento para el que el sector portuario español ya está preparado. Así, se ha destacado su capacidad para afrontar circunstancias complicadas, como las vividas en la crisis sanitaria.

Los puertos más afectados serán los de Santander y Bilbao, y en menor medida, Vigo, si bien es difícil tomar medidas concretas sin saber si habrá o no acuerdo a nivel europeo, ya que en las líneas de pasaje y mercancías existentes entre Reino Unido con los puertos de Santander y Bilbao, serán necesarios ciertos cambios normativos si Reino Unido pasa a ser considerado tercer país.

Recientemente, se han realizado las primeras pruebas en Santander con Brittany Ferries y se ha licitado una obra en Bilbao para adaptar la terminal de ferries. Además, se han estudiado todas las necesidades existentes en materia de sanidad vegetal y animal, y aduanas, para poder funcionar en condiciones de relativa normalidad.

En cualquier caso, es preciso esperar a que se tome una decisión final sobre si Reino Unido se considerará tercer país o tendrá un status de país asociado, algo que también afectará a Gibraltar.

Autopistas del Mar

La directora técnica de SPC-Spain, Pilar Tejo, se ha referido también a las Autopistas del Mar desde Bilbao y Santander, con siete salidas semanales en la actualidad hacia Reino Unido y cinco hacia Irlanda. En 2019, se transportaron 1,2 millones de toneladas de mercancías frente a 3,5 millones transportadas por carretera.

Es decir, que la cuota de la carga rodada es en la actualidad entre ambas zonas del 25%, por encima del 21% del año 2013. tanto los puertos como las navieras están intentando que los cambios normativos afecten lo menos posible al servicio ofrecido en estas cadenas de transporte.

No obstante, desde SPC Spain, están convencidos de que estas líneas tendrán incluso un mayor desarrollo tras el Brexit, pues los operadores de transporte tratarán de evitar las posibles congestiones en el Canal de la Mancha y buscarán alternativas más eficientes y ágiles, atrayendo más tráfico a los puertos españoles.

Cabotaje

Por otro lado, Tejo ha explicado que tal y como están las cosas ahora mismo, a partir del 1 de enero de 2021, los armadores del Reino Unido dejarán de ser considerados comunitarios y los buques allí abanderados dejarán de tener bandera comunitaria, por lo que perderán ciertas ventajas de las que disfrutaban hasta ahora, como la posibilidad de realizar cabotaje en los Estados Miembros de la UE.

Ahora mismo, los buques de Reino Unido podrían hacer servicios entre puertos peninsulares españoles y las Islas, o entre dos puertos peninsulares, pero desde el 1 de enero no será posible. Algún país podría abrir ese cabotaje a las banderas de terceros países, pero a día de hoy, no es el caso de España, Francia, Italia o Grecia, con los que mueve grandes volúmenes en la actualidad.

Igualmente, los tripulantes de Reino Unido dejarán de ser tripulantes comunitarios. En España, el Registro de Canarias obliga a tener capitán y primer oficial español, así como un 50% de la tripulación con origen comunitario, lo que puede obligar a realizar cambios en algunos buques.

Además, sus títulos dejarán de ser reconocidos en los países de la UE, lo que les llevaría a un proceso de refrendo, como el que se requiere con cualquier tercer país. En este caso, la postura por la que aboga España es la de hacer un reconocimiento automático de los títulos de las tripulaciones inglesas, siempre que en Reino Unido hagan lo mismo con los títulos de la tripulación española.