La pandemia del Covid-19 ha modificado los hábitos de consumo de los españoles, que han incrementado notablemente sus compras a través de Internet. Esto ha afectado a la realidad diaria de los operadores logísticos, que han tenido que revisar sus procesos y buscar soluciones para acortar los tiempos improductivos.

La tarea ha sido especialmente necesaria, por razones obvias, en el caso de los bienes de primera necesidad, como detergente, agua, conservas o café. Así lo ha explicado el director de ‘Business Project’ de Luís Simões, Félix Ávila, durante el Encuentro Virtual del Transporte organizado por Aecoc.

El evento ha servido para reflexionar sobre el futuro de los procesos logísticos y sobre aquellos aspectos en los que las empresas pueden trabajar para alcanzar los máximos niveles de eficiencia en el suministro.

Hemos llegado a registrar picos de demanda de más de un 123% en las operativas de comercio electrónico, asemejándonos a los niveles de Black Friday o Navidad” ha detallado Ávila, que cree que para una optimización de los tiempos es fundamental una adecuada gestión de los slots de carga y descarga.

Además, deben reducirse los tiempos en planta y potenciarse la planificación anticipada. En el caso de este operador, la reasignación de recursos ha jugado un papel fundamental durante la pandemia para poder adaptarse a los cambios en la demanda.

Para aquellas operativas en las que se han registrado incrementos de actividad, se han activado nuevos turnos y se han ampliado los almacenes. También se ha gestionado el traslado de vehículos de unas actividades a otras, con lo que camiones que normalmente se dedicaban a operativas de automoción pasaron a distribuir alimentos.

«La nueva normalidad ha traído nuevas prácticas de consumo y, como pieza clave del puzzle, la cadena logística debe actualizarse y ofrecer soluciones rentables», ha concluido Ávila.