La pandemia ha cambiado la forma de interacción entre la tienda física y el mundo ‘on-line‘ y ha supuesto un impulso para la implantación de la omnicanalidad, pudiendo aprovechar las sinergias de ambos formatos.

La integración entre el e-commerce y las tiendas está dando lugar a los nuevos establecimientos del futuro, lo que hace necesario analizar hacia dónde se encamina el sector retail en España.

Según Castellana Properties, la tendencia a la integración de las ventas físicas y las ventas a través de Internet se inició hace ya años, pero con el Covid, los consumidores han empezado a demandar más opciones multicanal.

Encontrar la sinergia perfecta es indispensable para mantener la satisfacción de los consumidores y cubrir la demanda existente. Por ello, es preciso un mayor enfoque hacia la tienda híbrida, que preserve la experiencia del cliente en el establecimiento, ofreciendo al sector de la distribución las posibilidades de cubrir las necesidades y gastos de las compras ‘on-line‘.

Estas futuras tiendas híbridas permitirán un mejor equilibrio entre los costes de envío del comercio electrónico directo al consumidor, que por el momento ha demostrado no ser rentable, y el servicio rápido gracias a un número limitado de tiendas.

En este sentido, cabe apuntar que España no ocupa una posición destacada en las previsiones de crecimiento del comercio electrónico de Euromonitor. Los pronósticos de la firma para la tasa de penetración del e-commerce en el país se mantienen por debajo del 10% para 2024.

Facilidades de la tienda física

Si bien es cierto que ambos formatos presentan ventajas, según el informe de Castellana Properties, las facilidades que brinda la tienda física a los consumidores superan, de largo, las posibilidades de la compra ‘on-line‘.

Esto se debe a la atención personalizada, la inmediatez, la facilidad de devolución y las posibilidades de ver el producto in situ, así como el factor experiencial y el componente social que supone acudir a una tienda física. Desde Indra, explican que una de cada cinco compras ‘on-line’ comienza en tienda física y una de cada tres compras en tienda física se inicia en un canal digital.

Por último, conviene apuntar la importancia de la sostenibilidad en el proceso de compra. Una compañía que ofrezca productos con un trato respetuoso al medio ambiente o que implante iniciativas en ese sentido tendrá un punto a favor a la hora de llegar a potenciales consumidores y aumentar su fidelización.