El puerto de Gijón ha cerrado el primer trimestre con un aumento del 5% en el tráfico de mercancías, hasta alcanzar las 4.887.099 toneladas, en una evolución en la que los efectos de la pandemia de coronavirus puede retardarse en un par de meses.

En particular, ha crecido con fuerza la importación y exportación de carbón en un 83%, para sumar un volumen total de 1.973.343 toneladas en el trimestre.

Sin embargo, la mercancía general, afectada de forma especial por la bajada de productos siderúrgicos, ha caído un 5%, mientras que los tráficos de EBHI han disminuido un 19%, debido sobre todo a la caída de importación de mineral de hierro, para alcanzar un volumen total trimestral de 2.284.352 toneladas de graneles.

También se ha registrado una evolución a la baja en el movimiento de los graneles líquidos, que ha disminuido el 35%, debido al menor consumo de gasolinas y gasóleo.

La Autoridad Portuaria de Gijón prevé que los tráficos de mercancías del mes de abril tendrán un comportamiento favorable, especialmente en el segmento de graneles, aunque, a partir de mayo la tendencia se da la vuelta, hacia una acentuada y sostenida disminución del tráfico portuario en el enclave asturiano.