La Autoridad Portuaria de Gijón ha registrado un tráfico de 7.977.850 toneladas de mercancías durante los primeros cinco meses del año, lo que supone un incremento del 10,20% respecto al mismo periodo del pasado ejercicio.

En este buen comportamiento de la dársena gijonesa ha jugado un papel relevante el apartado del carbón térmico que, con un crecimiento del 120%, ha alcanzado 1.436.118 toneladas.

A ello se añade el incremento del 13% en el carbón siderúrgico, hasta las 963.471 toneladas, lo que hace que, pese a la disminución del mineral de hierro en un 4% hasta las 2.404.286 toneladas, la terminal granelera EBHI haya incrementado su tráfico global un 20%.

Además, destaca el crecimiento superior al 16% en los graneles líquidos, en especial por los derivados del petróleo y el gas butano, que han sumado incrementos de casi el 6% y el 123% respectivamente.

En los muelles comerciales, el carbón ha crecido el 10%, los cereales, el 30% y las escorias, el 42%, mientras que el cemento y el clínker se han reducido cerca de un 13%, lo que sumado a la disminución del 30% en el tráfico de contenedores hasta las 265.328 toneladas, hace que el movimiento en este capítulo caiga un 1,8%.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110