Los cambios de gran calado que se producen a largo plazo siempre requieren de medidas a corto y medio plazo que permiten la consecución de los objetivos finales. En este sentido, el transporte comercial, tanto de mercancías como de viajeros, se encamina hacia un cambio de modelo que incluye un el uso de energías alternativas para dejar de depender de los combustibles fósiles hacia 2050.

Sin embargo, este objetivo, como refiere un informe elaborado por Scania, requiere que para 2025 ya se hayan dado una serie de pasos que garanticen que se avanza en la dirección correcta. En este sentido, el fabricante estima que la penetración de los vehículos comerciales industriales que no utilicen combustibles fósiles deberá ir creciendo entre cinco y diez puntos porcentuales por año hasta alcanzar la casi totalidad del mercado hacia 2040.

Antes, sin embargo, como resalta el consejero delegado de la marca, Henrik Henriksson, puede conseguirse hasta un 20% en la reducción de las emisiones contaminantes de los actuales motores con una mejor gestión de las rutas y de los espacios de carga, para evitar el transporte en vacío.

Grandes inversiones en infraestructuras

De igual modo, en relación con la electrificación de las unidades de transporte, el estudio de Scania, indica que la electricidad necesitará grandes inversiones en infraestructuras, pero, en cambio, los costes operativos de los motores eléctricos son un 40% inferiores a los de los vehículos industriales diésel.

Con respecto a los biocombustibles, el trabajo señala que podrían acaparar una quinta parte de los vehículos industriales en funcionamiento en 2050, mientras que para las pilas de combustible, el análisis constata que podrían convertirse en una buena opción si se consigue abaratar el precio de esta tecnología y al tiempo se consigue un abastecimiento estable de hidrógeno a medio plazo.

Por último, el estudio también destaca que estos cambios en el transporte deberán acompasarse con otros en el modelo energético para conseguir que toda la economía deje de ser dependiente de los combustibles fósiles en exclusiva.