Tras casi tres semanas de bloqueos tanto en las fronteras como en las principales vías de circulación de Francia, persisten los cortes de circulación en ciertos puntos neurálgicos, lo que está provocando graves daños económicos a la economía española y especialmente a los conductores que se encuentran atrapados.

La moratoria de seis meses que aplicará la administración gala al aumento del impuesto de los combustibles no ha calmado los ánimos de los ‘chalecos amarillos‘. La situación podría empeorar todavía más a partir del 9 de diciembre, cuando los sindicatos de transporte CGT y FO han convocado una huelga indefinida para reclamar aumentos salariales y ciertos cambios en el convenio colectivo.

Por el país vecino, circulan a diario más de 20.000 camiones españoles, por lo que una paralización así supondría unas pérdidas de hasta 12 millones de euros por jornada, según explican desde la CETM, que ha vuelto a reclamar al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, la intervención del Gobierno español ante su homólogo francés y ante la Unión Europea.

El sector sigue reclamando actuaciones inmediatas y contundentes que permitan que se normalice la situación en las carreteras y se garantice la libertad de movimiento de personas y mercancías.

Desde la Dirección General de Transporte Terrestre, han asegurado que se han enviado notas tanto a la administración gala como a la Embajada de Francia en Madrid para que adopten las medidas oportunas para solucionar los bloqueos. Igualmente, se ha solicitado ayuda a la Comisión Europea, que ya ha contactado con las autoridades galas y confía en una pronta respuesta a sus requerimientos.