Dada su rapidez para llegar al lugar de destino, es lógico inferir que precisamente el transporte aéreo suele ser el modo preferido para estos envíos.

Son varias las compañías que cuentan con soluciones adaptadas al sector farmacéutico u hospitalario, y entre ellas se encuentra IAG Cargo, que en 2019 ha abierto unas nuevas instalaciones en el aeropuerto de Madrid, especializadas en este tipo de mercancía, que sirven como puerta de entrada a América Latina, Europa y otros rincones.

Los envíos se cargan en muelles exclusivos en la zona de operaciones con una flota especializada de camiones refrigerados para preservar la cadena de frío desde la terminal hasta la aeronave.

Dada su rapidez para llegar al lugar de destino, el transporte aéreo suele ser el modo preferido para estos envíos. 

Entre las soluciones que ofrece al cliente, se halla Constant Climate, pensada para el transporte aéreo de esta clase de productos, y Constant Climate Critical, para los envíos urgentes.

A su vez, Emirates SkyCargo ha reforzado en los últimos años su red para el transporte de productos farmacéuticos, ofreciendo protección adicional para esta clase de envíos.

Para ello, promueve las buenas prácticas en los servicios de handling aeroportuario y la formación a los trabajadores para que sepan gestionar este tipo de mercancía de la manera más apropiada, garantizando así un tratamiento adecuado desde el punto en que se recogen en el aeropuerto de origen hasta que llegan al de destino.

La aerolínea ha transportado 27.000 toneladas de productos farmacéuticos solamente entre el mes de abril y mediados de agosto de 2019, lo que demuestra las posiblidades que ofrece su hub de Dubái en este ámbito.

Transporte marítimo

En lo que respecta al ámbito marítimo, las navieras utilizan contenedores ‘reefer’ cada vez más modernos y sofisticados para cumplir con los requisitos necesarios para el transporte de esta mercancía.

Los operadores marítimos están tratando de ofrecer nuevos servicios que se adapten a los requerimientos del sector farmacéutico.

Los operadores marítimos están tratando de ofrecer nuevos servicios que se adapten a los requerimientos del sector farmacéutico.

Algunos, como el ColdCube Connect Pharma de Thermoking, han sido expresamente diseñados para estos envíos y cuentan con fuertes capacidades de refrigeración, congelación y calefacción.

Los operadores son conscientes de la necesidad surgida en torno al sector médico y farmacéutico, y algunos disponen incluso de divisiones especializadas.

Así, CMA-CGM ha lanzado en 2019 su nueva división Reefer Pharma, gestionada por un grupo de expertos que vela por la seguridad de la carga desde la sede del grupo en Marsella, pero también a bordo de los buques y en los centros operativos de los que dispone en Singapur y Miami.

Asimismo, se realizan inspecciones antes de la salida del almacén de los diferentes contenedores, que posteriormente se sellan impidiendo el acceso a terceros y la posible contaminación a través de agentes externos.

La elección del contenedor adecuado es fundamental para asegurar el correcto transporte de la mercancía.

En cuanto a la monitorización en tiempo real, la naviera garantiza el control de la temperatura y la humedad durante todo el proceso.

Maersk también supone un ejemplo en este ámbito, pues acredita una gran experiencia en el transporte de productos médicos y farmacéuticos.

En este tipo de operaciones, suele utilizar contenedores conectados digitalmente a un hub central de monitorización a través del sistema de control remoto RCM.

Esta tecnología permite registrar la posición de cada unidad, su nivel de energía, la temperatura, la humedad y la ventilación durante el trayecto, quedando todos estos datos a disposición del cliente.

Además, desde 2019 el operador utilizar un nuevo asistente virtual que puede enviar información actualizada por SMS o correo electrónico a los cargadores y permite realizar un seguimiento de la mercancía, así como verificar su estado al llegar al lugar de destino.

cuadro final noticias para enlace al especial