El ministro de Fomento ha recibido esta semana al departamento de mercancías del Comité Nacional de Transporte en una corta reunión de tanteo, que, por cuestiones de agenda, apenas ha servido de primera toma de contacto.

En el encuentro, las asociaciones de transportistas se han encontrado a un titular del Departamento receptivo e interesado, comprometido por conocer sus peticiones, que, por otra parte, ha solicitado se le hagan llegar por escrito, dado que aún está aterrizando, y que reconoce el papel estratégico que el transporte de mercancías por carretera tiene para el desarrollo económico de España.

Sin embargo, en este encuentro, José Luis Ábalos se ha llevado una primera impresión de un sector dividido, que no consigue coordinar una respuesta unitaria ante algunos de los importantes desafíos que se dibujan en su futuro inmediato.

En este sentido, no ha habido un posicionamiento claro del Comité en relación, sobre todo, con el Paquete de Movilidad, verdadera clave de bóveda de la legislación del transporte por carretera en toda la Unión Europea y cuya modificación marcará en un sentido u otro la competitividad futura del sector.

Paquete de Movilidad: sopas y sorber…

Tras las dudas iniciales sobre la inclusión total de España en la Alianza por la Carretera, Fomento parece definirse ahora por una línea algo diferente a la que tenía el anterior equipo de Íñigo de la Serna, con mayor peso de los temas sociales, tal y como tiene previsto trasmitirle a la ministra francesa de Transporte en su encuentro de la semana próxima.

Así pues, José Luis Ábalos ha anunciado al Comité que en Europa la defensa de las condiciones sociales y laborales de los trabajadores del sector será la principal línea estratégica a seguir, con un foco especial en facilitar la vuelta a casa, mientras que, al mismo tiempo, defenderá los intereses de España como estado periférico europeo y la competitividad de las empresas españolas en el transporte internacional y el cabotaje.

Como parece difícil, en todo caso, que pueda hacerse a la vez una cosa y la otra, la conjunción de ambas líneas obligarán al equipo de Ábalos a mantener un equilibrio con la vista puesta en la posición del país en la periferia de la Unión, lo que, como ha avanzado, le llevará a buscar puntos de encuentro con Portugal, país con un punto de vista similar al español en estos aspectos.

reunion-abalos-comite-transporte-fomento-julio-2018-2

El sector se ha encontrado a un ministro receptivo.

Peajes, gasóleo, ROTT e infraestructuras

Por otra parte, en la reunión también se han tratado otros asuntos como la próxima modificación del Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre, los desvíos de vehículos pesados a las autopistas de peaje, la necesidad de contar con un gasóleo profesional también para vehículos ligeros, ante la subida de los impuestos para el combustible diésel que se avecina, así como algunas necesidades en relación con infraestructuras, como el acceso norte al puerto de Valencia o la ampliación de la V-21.

En todos estos asuntos, Ábalos se ha mostrado conciliador, e incluso ha anunciado el compromiso del Ministerio de Fomento para tender puentes con otros Departamentos en cuestiones que puedan resultar complejas.

Ausencias

En este encuentro se ha echado en falta la presencia de Joaquín del Moral. El ministro ha anunciado durante la reunión, según aseguran testigos presenciales, que aún quedan por formalizarse nuevos nombramientos en el Ministerio, algo que parecería indicar que en breve podría conocerse el nombre de un nuevo director general de Transporte Terrestre.

En todo caso, ministro y Comité se han emplazado para próximas reuniones periódicas, con el fin de seguir la evolución de todas las cuestiones pendientes.