El sector del transporte por carretera español y el Ministerio de Fomento han ganado la primera batalla en el conflicto abierto con la CNMC por el requisito de un mínimo de tres vehículos para acceder al sector, exigencia que Competencia denunció ante la Audiencia Nacional el pasado 2015 al entender que esta supone un «obstáculo injustificado» para el acceso y ejercicio de esta actividad.

Según indican desde Fenadismer, que solicitó al resto de las organizaciones que componen el CNTC que se personasen en las dos causas judiciales abiertas por la CNMC por el requisito de la flota mínima, la Audiencia Nacional ha declarado nula la primera de estas dos causas.

Los transportistas solicitaron a la Audiencia Nacional el pasado mes de julio la nulidad de todas las actuaciones procesales llevadas a cabo hasta la fecha en relación al primer procedimiento. 

En concreto, desde la Federación alegaron, por un lado, que su tramitación había vulnerado diferentes preceptos de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa y, por otro parte, la existencia de falta de competencia de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional que había tramitado el procedimiento.

Ahora, la Audiencia Nacional ha declarado “la nulidad de todas las actuaciones practicadas por no haberse tramitado de conformidad con el procedimiento para la garantía de unidad de mercado regulado en el artículo 127 bis de la LJCA” y de otra parte de haber incumplido “las normas de reparto de asunto entre las distintas Secciones de la Audiencia Nacional», señalan desde Fenadismer. 

Para la Federación, la decisión de la Audiencia Nacional supone «un triunfo para la defensa de los intereses de los transportistas españoles», por lo que confían en que Competencia no recurra esta resolución «al quedar acreditado que la actual regulación del sector del transporte español resulta absolutamente beneficiosa, no sólo para el propio colectivo del transporte español sino, sobre todo, para el resto de la economía española».