El Ministerio de Fomento ha dado cuenta esta semana de los resultados del Plan Nacional de Inspección del Transporte por Carretera llevado a cabo el año pasado por el Estado y las comunidades autónomas.

En este sentido, los servicios de inspección han realizado 607 actuaciones en campañas de inspección a empresas cargadoras, frente a las 745 de 2016, mientras que la Guardia Civil en carretera ha realizado controles en carretera a 203.072 vehículos, lo que descenso en un 9,15% con relación a 2016, cuando se produjeron 223.515.

De estos vehículos interceptados en carretera, un total de 118.861 han sido denunciados, frente a los 117.855 de 2016, lo que se traduce en un aumento de un 0’85% en el último año.

Por otra parte, en los puertos se han controlado 1.546 vehículos nacionales, frente a los 1.080 de 2016, y 37 vehículos extranjeros, frente a los 24 de un año antes, con un total de 421 denuncias y 65 inmovilizaciones impuestas, cuando en 2016 sumaron 284 denuncias y 16 inmovilizaciones.

En lo que se refiere a las furgonetas, los servicios de inspección han llevado a cabo un control de larga duración sobre las furgonetas en febrero y septiembre de 2017, durante el que se han inspeccionado un total de 5.894 vehículos, y, al tiempo, el control de las plataformas digitales de contratación de servicios de transporte de mercancías ha supuesto 130 actuaciones y ha dado lugar a 103 expedientes sancionadores.

Las infracciones crecen un 2%

Según los datos proporcionados por el propio Ministerio y dados a conocer por Fenadismer, en 2017 se han detectado un total de 148.139 infracciones, un 1,88% más que en 2016, cuando se notificaron 145.409. De igual modo, en el ejercicio 2016, las autoridades han recaudado por sanciones resueltas 87.457.408 euros, un 4% más que en 2017, año en el que se obtuvieron 84.842.336.

Así mismo, el año se han resuelto un total de 106.467 expedientes sancionadores, frente a los 108.298 de 2016, lo que supone un descenso en un año de un 1,69%.

Por tipo de infracción, 8.566 se debieron a la falta de tarjetas de transporte, un 7,56% anual menos, mientras que por infracciones de los tiempos de conducción y descanso se han incoado 54.809 expedientes, un 25,71% más que en 2016, cuando fueron 43.598. 

Pese al crecimiento, solo un 1% de las jornadas de conducción controladas por los servicios de inspección presentan alguna infracción, la mayoría de ellas leves, dato al que se añade, además, el hecho de que el número de jornadas de los conductores profesionales controladas en 2017 ha ascendido a 4.569.000, de los cuales 2.842.000 han sido en carretera y 1.727.000 en controles a empresas.

Así mismo, en 2017 también se han incoado 618 expedientes por defectos en el limitador de velocidad, lo que constituye un crecimiento de un 8,8% frente a los 568 de 2016, mientras que por excesos de peso se han gestionado 18.111 infracciones, cuando en 2016 fueron 15.577, lo que supone un aumento anual de un 16,27%.

Por otro lado, las infracciones en materia de transporte de mercancías peligrosas ascendieron a 2.819 infracciones, frente a las 2.481 en 2016, las relacionadas con el transporte de mercancías perecederas sumaron 1.185 infracciones, cuando en 2016 llegaron a 1.270 en 2016, y las que tienen que ver con transporte internacional de mercancías totalizaron 1.015 en transporte de mercancías, que contrastan con las 600 de 2016.

En este último caso, además, el control de conductores de terceros países en carretera ha supuesto la imposición de 1.249 infracciones, cuando un año antes totalizaron 1.003.

En otro sentido, la inspección ha requerido 1.403 empresas que realicen sus visados, frente a las 1.212 de un año antes, con el resultado de 365 infracciones impuestas, cuando en 2016 se quedaron en 301.

Adicionalmente, en 2017, los servicios de inspección detectaron 20 empresas buzón e inspeccionaron 45 empresas cargadoras.