Los agentes de aduanas de 21 países han suscrito este mismo mes de febrero un acuerdo, la Declaración de República Dominicana, en la que piden medidas para un control aduanero efectivo de los crecientes flujos de comercio electrónico transfronterizo.

En este sentido, los representantes aduaneros de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, España, a través del Consejo General de Agentes de Aduanas, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela han elaborado once recomendaciones para los responsables fronterizos de sus países.

Entre ellas se encuentra la necesidad de buscar una igualdad en el tratamiento en frontera de los envíos de e-commerce, la búsqueda de acuerdos de asistencia aduanera y judicial recíproca que fomenten la cooperación internacional en un ámbito que se mueve a escala global.

De igual modo, también se pide la creación de unidades especializadas para vigilar las transacciones de comercio electrónico, con un software homogéneo, así como que se utilice tecnología de verificación no intrusiva en los pasos fronterizos.

Además, los agentes de aduanas también aspira a que se identifique correctamente al expedidor, que se establezca un procedimiento estandarizado y armonizado para los trámites aduaneros del e-commerce y que se delimiten las responsabilidades de los operadores postales y de las empresas de paquetería, para que se les equipara a cualquier otro operador de comercio internacional.

Por otra parte, el colectivo solicita que se regule el cobro de los impuestos a empresas extranjeras, cuidando la recaudación fiscal de cada país miembro, que se involucre a los agentes y despachos de aduanas en la prevención y que se fomento el uso de ‘blockchain’ para la documentación en los envíos transfronterizos de e-commerce.