de-la-serna-y-ministra-de-transporte-francesa

España y Francia avanzan en el desarrollo de autopistas ferroviarias.

Los gobiernos de España y Francia han acordado constituir un Grupo de trabajo para avanzar en el posicionamiento de ambos países en torno a la Directiva europea de trabajadores desplazados, una de las normas que más debate está generando en el seno de la Unión Europea en el marco del nuevo ‘Paquete comunitario de la Carretera’.

Tanto España como Francia «coinciden plenamente en la necesidad de luchar contra el fraude en este sector», así como en avanzar en cuestiones relacionadas con la protección social en el sector del transporte.

Así lo han trasladado tanto el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, como la ministra de Transportes de la República de Francia, Elisabeth Borne, tras la reunión mantenida entre ambos este lunes 4 de septiembre en Madrid.

No obstante, ambos han reconocido también las «diferencias» que existen entre ambos países en lo que respecta al transporte por carretera: mientras España necesita de la mayor flexibilidad posible en Europa al ser un país periférico que ha encontrado en las exportaciones el mejor aliado para su recuperación, Francia es un país de transito más propenso a sufrir la competencia desleal de los países de Europa del Este.

A tenor de las declaraciones de los dos ministros, no parece que estas diferencias sean insalvables, ya que «todos compartimos el deseo de luchar contra la competencia desleal y el dumping social», ha asegurado Borne. Además, ambos gobiernos coinciden en la «necesidad de disminuir las trabas burocráticas» a los transportistas, ha apuntado de la Serna.

Fomento quiere mantener el cabotaje en siete días

En el debate de la carretera que se está celebrando en Europa, el Ministerio de Fomento elude tomar un posicionamiento partidista. «Ni formamos parte de la Alianza de la Carretera, firmada en Francia, ni tampoco suscribimos el manifiesto de los países del Este, con una posición distinta a la Alianza, en la última reunión del Consejo de Ministros de la Unión Europea», ha explicado el ministro.

El Gobierno apuesta por una solución mas consensuada en el seno de la UE, si bien tiene una idea particular, como cada país, sobre algunas normas. La más importante para el transporte español, por el peso que las operaciones tienen en el transporte internacional, es posiblemente el número de días en el que se quiere establecer el límite del cabotaje. En este sentido, en Fomento quieren que se establezca en siete días. 

En definitiva, en el Ministerio de Fomento creen que la nueva directiva se debe plantear con la suficiente flexibilidad, de forma que evite distorsiones en el mercado interior.