La Autopista Ferroviaria VIIA Transhelvética podría comenzar a operar en 2015

Las autopistas ferroviarias permiten mejorar el reparto del tráfico de mercancías entre los distintos modos de transporte.

España y Francia han iniciado este lunes 27 de marzo el proceso para poner en marcha autopistas ferroviarias entre ambos países, tras una reunión entre representantes de los dos Estados, en la que se ha decidido lanzar un concurso para analizar el interés por este proyecto entre fabricantes de trenes y operadores ferroviarios, así como su viabilidad económica, y necesidades logísticas y técnicas.

Este tip0 de infraestructuras contribuirán a retirar camiones de las carreteras y a fomentar un mejor reparto del tráfico de mercancías entre los distintos modos de transporte. Así, ambos países instalarán dos autopistas para trenes entre sus territorios, una por el lado Atlántico, a través de la localidad gala de Hendaya, y otra por el Mediterráneo, en la zona de Perpiñán, también en Francia.

Se trata de un proyecto en el que se viene trabajando desde 2015 con el fin de impulsar el tráfico entre los dos países. En concreto, se licitarán dos concursos, uno para recoger muestras de interés de los fabricantes de trenes y otro orientado a las empresas interesadas en operar las autopistas.

Los fabricantes de material rodado interesados en la iniciativa deberán detallar el tipo de trenes y vagones adecuados para cargar camiones que actualmente tienen disponibles o podrían fabricar en el futuro.

Por su parte, los operadores deberán indicar los factores técnicos y operacionales, material rodante, terminales y equipamiento relacionados con la explotación de las autopistas, además del servicio que se podría prestar, y un análisis económico y financiero, en el que se incluyan los posibles riesgos.

Una vez recibidas estas muestras de interés, España y Francia analizarán las diferentes opciones y los distintos modelos de contrato de concesión.