astilleros de Navantia en cadiz

La contratación de pedidos en Europa prácticamente duplica a la del resto de países.

La Unión Europea y Noruega han cerrado contratos para la construcción de buques por valor de 11.600 millones de dólares (10.950 millones de euros) en el primer semestre de 2016, casi el doble que el resto de países del mundo con industria naval, según informa el El Faro de Vigo a partir de las estadísticas de la asociación Sea Europe.

El mercado de cruceros es casi exclusivo de los astilleros europeos. De hecho, como indican los datos de contratación de 2015, el 64% de los pedidos suscritos en Europa han sido buques de pasaje, muy por encima de otros segmentos, como el de los buques ‘offshore‘ (4%), los tanqueros (9%), los pesqueros (5%), los remolcadores, los oceanográficos y los ro-ro (2%).

En este sentido, la especialización europea en buques de pasaje ha permitido a las factorías de la UE y Noruega asumir la situación de parálisis en que se encuentra la construcción de buques ‘offshore’ debido a la caída de los precios del petróleo.

En España, son los astilleros de Vigo quienes más han notado el retroceso del mercado, teniendo que reorientarse hacia las embarcaciones pesqueras, los remolcadores y los buques de investigación oceanográfica.

En términos mundiales, son las instalaciones chinas, japonesas y surcoreanas, especialistas en la construcción de graneleros, portacontenedores y gaseros, las más afectadas por la caída del crudo y del comercio internacional.

Por este motivo, los constructores asiáticos están trabajando en una reconversión del sector, impulsada por el cierre de astilleros y la reducción de su capacidad productiva. Así, China ha contratado pedidos por valor de 4.100 millones de dólares (3.870 millones de euros), Japón, por 1.100 millones de dólares (1.038 millones de euros) y Corea del Sur, por 1.800 millones de dólares (1.700 millones de euros).

Conviene destacar que entre 2010 y 2015 han cerrado 390 factorías navales en el mundo, pasando de 1.120 instalaciones a 730. En el caso de España, han se ha producido el cierre de Unión Naval de Valencia, Factorías Juliana, MCíes, Astilleros de Sevilla, Astilleros de Huelva y Unión Naval de Barcelona.