La Comisión Europea ha impuesto una multa de 2.930 millones de euros a los fabricantes de camiones MAN, Volvo, Renault, Daimler, Iveco y DAF, por participar durante 14 años en un cártel de precios. 

El organismo europeo impone la mayor multa por prácticas anticompetitivas de su historia al considerar «inaceptable» que estas multinacionales del sector, que representan nueve de cada diez camiones producidos en Europa, «hayan formado parte de un cártel en lugar de haber competido unos contra otros».

Según indican desde la Comisión, «hay buenas razones» para imponer la multa más elevada de la historia, que duplica el importe con el que sancionaron a una decena de fabricantes de televisores en 2012, ya que el cártel de la industria «afectó a un mercado muy grande y duró durante mucho tiempo».

El pacto de precios comenzó en 1997 y duró 14 años, hasta que la Comisión Europea efectuó en 2011 inspecciones por sorpresa en el sector. A partir de 2004, el cártel fue organizado mediante subsidiarias de los fabricantes de camiones en Alemania y a través del intercambio de correos electrónicos, siempre de acuerdo a las informaciones facilitadas por el organismo europeo.

Según la investigación, las empresas coordinaron los aumentos del nivel bruto de precios de fábrica para camiones pesados y ligeros, importe que representa la base para la fijación de precios en la industria. Además, también pactaron el calendario para la introducción de nuevas tecnologías requeridas para reducir las emisiones, así como trasladar a los clientes los costes de estas tecnologías.

Los sancionados

El fabricante MAN ha evitado una sanción de 1.200 millones de euros al haber revelado la existencia del cártel a la Comisión, mientras que al resto de fabricantes se ha aplicado una reducción de entre el 10% y el 50% en las sanciones al haber colaborado con la investigación.

En concreto, Daimler ha sido sancionado con 1.008 millones, DAF con 752,7 millones, Volvo y Renault con 670,5 millones de euros e Iveco con 494,6 millones.

Desde el organismo recuerdan que la investigación abierta en 2014 a Scania, fabricante que no ha sido sancionado en el día de hoy, sigue en curso.