El desabastecimiento de componentes electrónicos que se registra desde el comienzo de 2021, así como la debilidad de la demanda en el mercado nacional y exteriores han obligado a ralentizar el ritmo de producción de vehículos en España.

Las plantas del país acumulan una caída de la producción del 19% en los cinco primeros meses del año, hasta alcanzar las 1.032.861 unidades fabricadas, según los últimos registros estadísticos hechos públicos por Anfac.

Así mismo, el mes de mayo cierra con un total de 182.838 unidades producidas, un 37,8% anual menos, toda vez que la situación ha obligado a realizar paros y retrasos en la cadencia de las líneas de producción de las fábricas.

Por otra parte, las previsiones apuntan a que la escasez de microchips va a seguir siendo un problema para las factorías de vehículos al menos durante el primer semestre de 2022.

Por tipo de vehículo, durante el mes de mayo, la fabricación de turismos y todoterrenos ha sufrido un retroceso de un 32,9% frente al mismo mes de 2019, con 157.969 unidades.

Al tiempo, la producción de vehículos comerciales e industriales ha retrocedido un 57,5% en el quinto mes, hasta alcanzar las 24.869 unidades.

Además, en el mes de mayo, las exportaciones han caído un 34,3% en comparación con el mismo mes de 2019, hasta sumar un total de 157.635 unidades, mientras que el acumulado se va hasta las 884.244 vehículos, un 13,7% menos que en idéntico período de 2019.

Por tipo de vehículo, los turismos han disminuido un 33,5% en las exportaciones, hasta las 132.856 unidades, mientras que los vehículos comerciales e industriales caen un 38,5% en las exportaciones, para un total de 24.779 unidades exportadas.