FedEx ha tomado la decisión de no renovar el contrato que mantiene con Amazon para la gestión de sus pedidos en Estados Unidos a través de la división Express, si bien esto no tendrá ningún impacto en los contratos que mantiene el gigante del e-commerce con otras unidades de negocio o en contratos referidos a servicios internacionales.

El motivo, tal y como han expresado desde FedEx, reside en su necesidad de centrarse en el comercio electrónico transfronterizo. Según las cifras que maneja, el las compras por Internet crecerán notablemente en Estados Unidos hasta el año 2026, pasando de los 50 millones de paquetes diarios a los 100 millones.

Este movimiento por parte del grupo llega tres años después del lanzamiento por parte del e-tailer de una red de carga aérea mediante acuerdos con Atlas Air y Air Transport Services Group, que operan una flota combinada de 40 cargueros para ellos. Además, en los últimos meses se ha conocido que estaría trabajando en la puesta en marcha de su propio servicio de distribución.

Amazon no es el principal cliente del grupo, que nunca ha considerado una amenaza que desarrollara su propia red logística. De hecho, el porcentaje de sus ingresos atribuible al e-commerce ha sido inferior al 1,3% para el ejercicio 2018.

Más capacidad para otros clientes

No obstante, según han explicado algunos analistas de Bloomberg, el hecho de que en los últimos tiempos haya dejado de utilizar con la misma frecuencia los servicios express del integrador ha podido tener cierta influencia en esta decisión. Así, FedEx habría preferido dedicar su capacidad disponible a otros clientes, como Walmart, Target Corporation o Walgreens Boots Alliance.

XPO Logistics ya tuvo que recortar sustancialmente sus previsiones para 2019 después de que Amazon decidiese dejar de utilizar sus servicios de transporte de paquetería hacia sus centros de distribución local para su posterior entrega por parte del servicio postal estadounidense.

Probablemente, FedEx no ha querido encontrarse en una situación similar y descubrir de la noche a la mañana que ya no querían hacer negocios con ellos, especialmente si se tiene en cuenta que el e-commerce ha estado reforzando su capacidad para el envío de mercancía durante años. A partir del 30 de junio, dejará de gestionar los envíos aéreos que venía realizando para la multinacional.