la ecotasa entrara en vigor el 1 de octubre en Francia

La Ley Macron entra en vigor esta semana.

Durante la reunión que han mantenido recientemente las asociaciones españolas del transporte por carretera y la administración francesa, con el fin de analizar la implantación del salario mínimo a conductores extranjeros en Francia a partir del 1 de julio, Fenadismer ha vuelto a solicitar al gobierno galo que aplace este requisito en el sector del transporte.

En el encuentro celebrado en la embajada francesa el miércoles 22 de junio, desde la Federación han solicitado a Francia una «moratoria» de la norma de la Ley Macron que atañe al transporte internacional y al cabotaje, «ante la inseguridad jurídica sobre su aplicación». 

Según indican los transportistas, desde el Ministerio de Transporte francés han reconocido que «aún existen muchos aspectos por definir y concretar», en lo referente, por ejemplo, a qué trayectos de transporte internacional están incluidos en dicha regulación, cómo se calcula el salario del conductor durante su estancia en Francia y cuál es el importe del salario mínimo francés que debe aplicarse a la actividad de transporte, entre otras cuestiones.

Además, durante el encuentro se ha evidenciado que, pese a que dicha regulación se pretende exigir dentro de una semana, actualmente no está publicado en la página web oficial de la Administración francesa el modelo definitivo de declaración de desplazamiento, ‘attestation de détachement’, que los vehículos de transporte deben llevar a cabo.

Por todo ello, y ante la inseguridad jurídica que para las empresas transportistas españolas está ocasionando «la falta de información precisa» sobre la nueva regulación francesa, la Federación ha solicitado formalmente a los representantes galos que se establezca una moratoria en su entrada en vigor, «hasta que quede clarificado definitivamente el procedimiento aplicable».

Solicitudes al Gobierno y reclamaciones a Europa

Asimismo, los transportistas van a instar a los ministerios españoles de Fomento y de Asuntos Exteriores que defiendan ante el gobierno francés los intereses de las más de 30.000 empresas transportistas españolas que operan en el ámbito internacional, y que informen al sector de las gestiones realizadas.

Por otro lado, Fenadismer ha dirigido este viernes 24 de junio una queja formal a la Comisión Europea por considerar que la nueva regulación francesa incumple manifiestamente la Directiva europea 2014/67/UE sobre desplazamiento transnacional de los trabajadores. 

Según los transportistas, la norma gala incumple con la comunitaria, especialmente, en lo referente a la obligación de informar en francés y no en varios idiomas como exige la Directiva.

La norma europea también exige que la información sea clara y fácilmente accesible y que se indique una persona de contacto para tramitar las solicitudes de información, «cuestiones todas ellas que se han incumplido por parte de la administración francesa», afirman los transportistas.