El Consejo de Administración del puerto de Ferrol, en su reunión de miércoles 23 de diciembre, ha aprobado otorgar el título provisional a Ferrol Container Terminal (FCT) para la prestación del servicio portuario de manipulación de mercancías en la instalación portuaria.

Esta licencia es el paso previo necesario para el inicio de actividad de la compañía, cuya terminal supondrá, según afirman desde el puerto, un aumento en la competitividad de las empresas de Ferrol, además de «incrementar el atractivo para el asentamiento de nuevos proyectos industriales«.

La actividad de FCT, que se desarrollará en las mismas condiciones que las cinco empresas prestadoras actuales, se centrará en diversas operaciones relacionadas con los contenedores y vinculadas a su concesión.

El título otorgado este miércoles tendrá validez hasta el otorgamiento de la nueva licencia, actualmente en trámite, que le permitirá desarrollar su actividad durante 30 años.

En este largo discurrir, que acumula años de retraso con respecto a los planes iniciles para la entrada en servicio de la nueva terminal de contenedores del puerto de Ferrol, el pasado mes de noviembre se conocía la operación de compra de Tertir, por parte del gigante portuario e industrial turco Yildirim. Tertir era hasta ese momento el principal accionista de la Terminal de Contenedores de Leixoes, que a su vez, era hasta entonces propietaria de la terminal del Ferrol.

De esta forma la terminal de contenedores de Ferrol Container Terminal (FCT) en el puerto exterior de Ferrol, pertenece y se integra en la red internacional del grupo turco Yildirim.

Referente en la fachada atlántica

La terminal de Ferrol aspira a convertirse, gracias a la disponibilidad de superficie y grandes calados y a su ubicación en las rutas que conectan el norte de Europa con el resto del mundo, en referente para el tráfico de contenedores de la fachada atlántica ibérica.

La capacidad estimada de la instalación es de 1,5 millones de TEUs anuales y cuenta con una superficie de almacenamiento de contenedores de 30 hectáreas.

En cuanto a su equipamiento, destacan dos grúas pórtico de muelle que podrán atender buques de más de 9.000 TEUs de capacidad y con alcance para 18 filas de contenedores a bordo.

Estas grúas convertirán a la terminal en una infraestructura preparada para dar servicio a los mayores barcos portacontenedores de todo el noroeste de la Península Ibérica.