La Autoridad Portuaria de Cartagena ya ha recibido las obras finalizadas del acceso ferroviario a Escombreras.

Estos trabajos suponen el comienzo de la puesta en funcionamiento de la terminal ferroviaria que gestionará la operativa de carga y descarga de mercancías en el ámbito de la logística que ahorre costes económicos y medioambientales en los servicios intermodales buque-tren.

Las obras han contado con un presupuesto de 26,4 millones de euros y se extienden desde los nuevos muelles de la ampliación hasta la estación de Adif en Escombreras con una extensión de 2,5 kilómetros del ramal de acceso y 4,3 kilómetros repartidos en las playas de vías, con tres vías cada una de las dos playas construidas.

También se ha construido plataforma en aquellas zonas en las que falta y la superestructura de todo el conjunto, incluyendo balasto, carriles, traviesas, señalización y elementos de seguridad.

Ahora, quedan por poner en funcionamiento la señalización y las comunicaciones para que la infraestructura pueda ser utilizada.

La Autoridad Portuaria de Cartagena estima que hasta final de este año se habrán manipulado en ferrocarril 100.000 toneladas y que este volumen irá incrementándose paulatinamente en los siguientes cuatro años para llegar hasta las 400.000 toneladas al año.

Estas previsiones suponen que desde el puerto de Cartagena se moverían de media dos trenes diarios, a los que habría que añadir los que circulan hoy en día desde la estación de Escombreras con butano y propano de salida, así como de bioetanol de entrada.

De esta forma se concluye la conexión ferroviaria de la ampliación de Escombreras, dotándola de los elementos necesarios para fomentar la intermodalidad y permitir ofertar el embarque de mercancías por la línea existente en dirección a Madrid o a las salidas que está teniendo tradicionalmente.

De igual modo, esta conexión también es un elemento imprescindible para el Corredor Mediterráneo.