El ministro ha reconocido que este nuevo plan puede afectar a las obras actuales de los accesos viarios.

El ministro ha reconocido que este nuevo plan puede afectar a las obras actuales de los accesos viarios.

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha anunciado este pasado jueves, durante la presentación de los resultados de 2017 del puerto de Barcelona, un replanteamiento en el proyecto de los accesos ferroviarios al puerto de Barcelona y la elaboración de un nuevo plan que recupera los estudios informativos iniciales y que supondrá una inversión de 300 millones de euros.

De la Serna ha reconocido que la obra es complicada y que ha sufrido retrasos importantes, por lo que Adif pondrá en marcha una actuación provisional que permita la salida en ancho internacional mediante la implantación de un tercer hilo en el acceso ferroviario de la calle 4, con un presupuesto de 5 millones de euros.

Responsables del ministerio han mantenido en los últimos meses múltiples reuniones con la determinación de hacer un diseño y un proyecto más ambicioso que el actual «regresando a la idea inicial», y ha apostado por acelerar al máximo los trabajos para poner en marcha esta actuación.

Se trata, por tanto, de recuperar el estudio informativo inicial, lo que llevará aparejado una nueva declaración de impacto medioambiental, por lo que De la Serna no ha querido dar plazos para poner en marcha el nuevo proyecto, que se realiza por dificultades de la solución técnica planteadas por cuestiones relacionadas con la seguridad.

El ministro, que ha reconocido que este nuevo plan puede afectar a las obras actuales de los accesos viarios, ha dicho que hay que ver de qué forma se compatibiliza la solución técnica viaria con la nueva infraestructura ferroviaria, que podrían entrar en colisión y tienen que funcionar correctamente, porque las obras de cruce y las plataformas han de ser compatibles.

El nuevo acceso sur ferroviario es «una actuación prioritaria» para el puerto de Barcelona y para el Ministerio de Fomento, que tiene como principal objetivo favorecer la conexión del puerto en ancho internacional y su salida también a través del Corredor Mediterráneo.

Por su parte, el presidente del puerto, Sixte Cambra, ha reconocido compartir este «replanteamiento» anunciado el ministro, que pasa por la funcionalidad de la infraestructura de largo recorrido y se ha ofrecido a participar y, si es necesario, ampliar el compromiso financiero de la Autoridad Portuaria de Barcelona.