Tras reunirse con los sindicatos, el Ministerio de Fomento les ha remitido su compromiso por escrito de mantener la financiación del Servicio Postal Universal, SPU, en los Presupuestos Generales del Estado 2017, suspendiendo así el recorte previsto, que ascendía a 60 millones de euros.

También mantendrá la frecuencia de recogida y entrega en cinco días laborales a la semana, así como la red postal, con especial atención a la protección en zonas rurales, y a la aprobación del Plan de Prestación del Servicio Postal Universal para el que se creará un grupo de trabajo cuyas actuaciones concluirán en un plazo de ocho meses, según recoge El Boletín.

Desde las organizaciones sindicales, que habían anunciado movilizaciones si no se revertía la situación, han valorado el texto enviado desde el Ministerio, pero han advertido de que estarán «vigilantes» para que «los compromisos se conviertan en concreción«.

En este sentido, CCOO, UGT, CSIF y Sindicato Libre han solicitado una reunión con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para aprobar un Plan Estratégico que defina los objetivos empresariales a corto, medio y largo plazo, basados en diversificación.

También pretenden firmar un nuevo Convenio Colectivo, ya que permanece bloqueado desde hace más de tres años. Su intención es que recoja un «incremento salarial, plantilla suficiente y mejora de las condiciones laborales«, así como la reivindicación de CCOO de permitir la movilidad interministerial del personal laboral.