El proyecto de reforma del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres se encuentra en las últimas fases de elaboración antes de su publicación definitiva entre marzo y mayo de 2018, tal y como ha apuntado Emilio Sidera, director general de Ordenación y Normativa de la Dirección General de Transporte Terrestre, este pasado viernes en Gijón, con motivo de la celebración del V Foro de Transporte Intermodal.

El borrador de esta norma se encuentra actualmente en poder de la Secretaría Técnica del Ministerio de Fomento, que es el órgano que está recabando la opinión de los diferentes Ministerios que tienen voz en la elaboración de esta norma sobre el proyecto para reflejarla en su redacción definitiva.

Una vez se hayan recibido todas las opiniones y se han incorporado al borrador del ROTT tras la correspondiente negociación en su caso, el proyecto pasará al Consejo de Estado para que decida si la norma puede incorporarse al ordenamiento jurídico español sin ningún problema.

Fomento no prevé que se modifique sustancialmente el borrador que ya conocen las asociaciones de transportistas y que, si el Consejo de Estado da su visto bueno, el Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres se publicará oficialmente en el BOE entre marzo y mayo de 2018 para que entre en vigor el próximo verano, tal y como ya adelantó Cadena de Suministro en septiembre.

Principales novedades del nuevo ROTT

El nuevo ROTT servirá, según Fomento, para aumentar el nivel de profesionalización del sector del transporte por carretera, potenciar la estructura empresarial del sector y mejorar tanto la transparencia como la seguridad jurídica del mercado español de transporte.

sidera-fomento-gijon-2017

Según Emilio Sidera, Fomento trabaja para que el ROTT se publique en el BOE entre marzo y mayo de 2018.

 

Entre las principales novedades que propone la norma se encuentran el mantenimiento de la flota mínima, pese a la oposición existente tanto en la Unión Europea como en la CNMC, ya que, en este punto Fomento cree estar llevando el agua a su tejado y que, por lo tanto, el requisito de contar con tres camiones para poder acceder al mercado de camiones seguirá existiendo tal y como propone el borrador o con alguna ligera modificación que consiga que figure también en el Paquete de Movilidad de la UE.

En este sentido, Fomento prevé que se mantenga el mínimo de tres vehículos para todas las empresas, sin que en ningún momento pueda reducirse, con un régimen transitorio para que todas las empresas del sector lo cumplan.

Incluso en la transmisión de empresas también será obligatorio llegar al límite de los tres vehículos, en el caso de que la empresa que se adquiera no lo haya alcanzado ya.

El requisito de flota mínima podría mantenerse con alguna ligera modificación que consiga que figure también en el Paquete de Movilidad de la UE

 

Así mismo, el ROTT impulsa la administración electrónica en el transporte, con los visados de oficio y la desaparición del documento físico de las tarjetas de transporte, lo que, como afirma Emilio Sidera, director general de Ordenación y Normativa de la Dirección General de Transporte Terrestre, supondrá un gran cambio cultural.

Por otra parte, el ROTT también traerá la creación de la figura del gestor de transporte con unas funciones muy amplias y un perfil directivo que le convierte en máximo responsable de que la marcha de cualquier empresa de transporte se haga conforme a las normas legales.

De igual modo, el nuevo Reglamento también va a modificar a fondo el formato de los exámenes de competencia profesional, con el fin de homologarlos tanto en contenidos como en nivel de dificultad en toda España y una batería de preguntas tasadas, de modo similar al caso de los exámenes teóricos de los permisos de conducción.

Otro de los aspectos con mayores novedades es el de la pérdida de la honorabilidad de manera automática en 27 infracciones diferentes o si se acumulan tres infracciones en un año de otras 46 tipificadas por cada copia de autorización de transporte. En este sentido, la pérdida de honorabilidad supondrá la anulación de las autorizaciones de transporte y la inhabilitación para ejercer como transportista durante un año.

Adicionalmente, también está previsto la transformación de todas las autorizaciones de tipo MDL en autorizaciones MDP,  en consonanacia con la regulación europea.