El  proyecto para que los trenes de transporte de mercancías puedan circular indistintamente por líneas de Alta Velocidad y líneas convencionales, y combinar ambos tipos de vías en sus trayectos, se enmarca en el objetivo del Ministerio de Fomento de potenciar el transporte de mercancías por ferrocarril con el fin de mejorar la logística y la competitividad de la economía.

A tal fin, Fomento promueve el desarrollo de un sistema de ejes para los vagones de mercancías que les permita adaptarse a los dos anchos de vía que conviven en la red ferroviaria española.

Se trata de un tipo de rodadura desarrollado hace muchos años por Talgo para sus trenes de viajeros, que permite que los trenes con este sistema puedan circular por vías con diferentes anchos en su recorrido.

Sin embargo, debido a las mayores solicitaciones de carga por eje en los trenes de mercancías, esta tecnología no se ha podido desarrollar con éxito, al igual que se ha hecho en los trenes de viajeros.

La idea inicial de Fomento es la de «trasladar este ahorro de tiempo, y fundamentalmente de costes, al transporte de mercancías«. Algo que choca con la realidad de un transporte, el de las mercancías por ferrocarril, que con una ‘velocidad comercial’ que se sitúa en los 35 km/h, lo que necesita no es precisamente ir por las líneas de alta velocidad, sino una mayor productividad con composiciones más largas que las de los consabidos 450 metros actuales.

Esta circunstancia, acarrearía además unos problemas adicionales al hecho de tener que compartir infraestructura a trenes que van a 300 km/h con los de mercancías, que lo hacen a una velocidad mucho menor. Sin despreciar la inversión necesaria en adaptar los boogies del parque actual de vagones.

«Tecnología necesaria»

El Ministerio, a través de Adif, tendría que»hacerse con la tecnología necesaria» para poder ofrecerla a todos los operadores ferroviarios.

Para ello, se ha previsto una inversión de 5,9 millones de euros en adquirir los derechos de explotación de un sistema homologado y validado de conjuntos de rodadura desplazable y cambiador de ancho de vía para la circulación de vagones de mercancías.

Las empresas interesadas en desarrollar esta tecnología, tienen de plazo hasta el próximo 30 de septiembre para presentar sus respectivas soluciones de interoperabilidad para trenes de mercancías, según consta en los pliegos del concurso.

Se trata en definitiva, de aumentar la cuota del mercado de apenas el 5% que el ferrocarril tiene en el transporte de mercancías, pese a ser un mercado abierto a la competencia desde 2010.

En 2014, Renfe, que copa más del 80% del tráfico de mercancía ferroviaria, transportó 21,28 millones de toneladas de carga, un 9,2% más que un año antes, pero una mínima parte respecto a los 1.184,8 millones de toneladas que canalizó la carretera, según datos de Fomento.