Maquina eléctrica Bombardier de Renfe Mercancías

El futuro de Renfe Mercancías dependerá del análisis que hagan Indra y el bufete Roca Junyent.

En relación con el futuro de la filial de transporte de mercancías del operador público ferroviario y el papel que desde el Gobierno se le quiere asignar a Renfe Mercancías en esta nueva etapa, a juicio del ministro de Fomento, «el reto fundamental sigue siendo pasar de ser un mero transportista a un operador logístico con presencia internacional«, tal y como ha destacado en su comparecencia de esta semana ante la Comisión de Fomento en el Senado para analizar las líneas de actuación del Departamento que dirige.

Así las cosas, desde Fomento se espera el diagnóstico que tendrán que hacer Indra y el bufete barcelonés de abogados Roca Junyent, que se han adjudicado esta mismo mes el contrato de consultoría en el proceso de reconfiguración, valoración de Renfe Mercancías y diseño de soluciones para el aseguramiento de su viabilidad futura, con el fin de decidir si finalmente se vende la unidad de mercancías de Renfe o si relanza su actividad en colaboración con alguna empresa privada.

Para José Luis Ábalos, «este gran desafío no debe entenderse como un objetivo exclusivo para Renfe, sino que atañe a otros sectores (puertos, tejido industrial, etc.), que además debe redundar en el despegue del tráfico de mercancías por ferrocarril en nuestro país (con unas cuotas anormalmente bajas), con los beneficios añadidos que ello comporta».

Ahora, el ministro de Fomento deberá valorar si se continúa con el proyecto de crear una nueva sociedad público privada a través de una joint venture con un nuevo socio logístico, como planeó el anterior equipo gestor del Ministerio, o si se modifica el proyecto inicial, una vez más, como ya es habitual con cada cambio de gobierno.