Tras ampliar el plazo inicialmente previsto para busca un aliado estratégico para que Renfe Mercancías constituyera un grupo logístico integral y con el cambio de Gobierno de por medio, finalmente el operador ferroviario público ha adjudicado el contrato de consultoría para ver si finalmente vende la unidad de mercancías de Renfe o si relanza su actividad en colaboración con alguna empresa privada.

Así pues, ha sido la unión temporal de empresas compuesta al 80% por Indra y el 20% restante por el bufete barcelonés de abogados Roca Junyent la que se ha adjudicado este expediente por un importe de 1.179.750 euros, al ser la más ventajosa desde un punto de vista económico de las tres presentadas en este procedimiento restringido.

Inicialmente, el anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tenía previsto crear una nueva sociedad público privada a través de una joint venture con un nuevo socio logístico para reforzar Renfe Mercancías en la que participaría en torno al 50% y que empezaría a operar en 2019, tras un proceso divido en tres fases.

La primera de ellas se centraría en explorar el mercado a la búsqueda del socio ideal para el área de mercancías del operador ferroviario público. Posteriormente, la segunda fase supondría una valoración de la totalidad de las acciones de Renfe Mercancías entre abril y finales de 2018 para, en una tercera fase, realizar la identificación final del mejor candidato e incorporarlo entre enero y septiembre de 2019.

Sin embargo, todos estos plazos se verán retrasados, ya que estas labores de consultoría adjudicadas ahora deberían haber dado comienzo el pasado mes de marzo, e incluso la propia naturaleza del proceso podría verse alterada en función de la orientación política que quiera darle el equipo de Ábalos en Fomento, así como de los vaivenes que pudieran producirse en el inestable clima político existente actualmente.