El pasado 2020 ha sido un año duro para la economía en general y para el sector logístico y de transporte en particular.

En concreto, la cifra de negocio del transporte y almacenamiento presenta un descenso en todo el ejercicio de un 19,2%, cifra que es notablemente mayor que la que registra todo el sector servicios durante el año, que se ha colocado en un 15,6%.

En esta misma línea, la facturación del sector logístico y de transporte ha caído un 10,5% durante el pasado mes de diciembre.

Sin embargo, en términos mensuales, la facturación del sector logístico y de transporte presenta un incremento de un 3,4% con respecto al mes de noviembre, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Segmentos de actividad

Por segmentos de actividad, la facturación del transporte de mercancías por carretera ha crecido un 5,7% en el último mes de 2020 si se compara con el mismo mes de 2019 y en todo el ejercicio ha descendido un 5,7%.

Al mismo tiempo, la cifra de negocio del transporte por ferrocarril, por su parte, se ha desplomado un 38,6% anual en diciembre y acumula en 2020 una caída de un 41,2%.

Por otro lado, la facturación del transporte marítimo y por vías navegables interiores ha registrado un descenso anual de un 20,6% en diciembre, con lo que el retroceso en todo el año queda en un 22,1%.

Así mismo, la facturación del transporte aéreo se ha contraído otro 59,2% anual en el último mes de 2020, mientras que en todo el ejercicio pierde un 60,1%.

Finalmente, la cifra de negocio del almacenamiento y las actividades anexas al transporte ha perdido un 3,8% anual en el duodécimo mes de 2020, con lo que a lo largo de 2020 ha retrocedido un 12,8%.

De igual modo, la facturación de las actividades postales y de correos se ha disparado un 10,2% anual durante el último mes de 2020 y termina el ejercicio en los mismos registros que en 2019.