Se dice que muchos accidentes marítimos están causados por errores humanos, sobre todo en las vías marítimas más congestionadas. Sin embargo, la mayoría de los métodos de predicción de riesgos de colisión que se utilizan actualmente funcionan bajo la premisa de que los buques navegan en línea recta partiendo de sus posiciones actuales.

En consecuencia, es frecuente que se produzcan alertas innecesarias cuando un buque navega por tramos curvos, lo que aumenta la dependencia de la experiencia y habilidad del controlador de operaciones.

Ahora se ha lanzado una nueva tecnología de Inteligencia Artificial de gran precisión para predecir los riesgos de colisión de los buques en las rutas marítimas complejas, que ha estado probando Fujitsu entre noviembre de 2020 y septiembre de 2021 en Japón.

Anteriormente, ya había utilizado la IA para calcular este riesgo basándose en la posición, la velocidad y la dirección, pero ahora se ha añadido un algoritmo para calcular en qué medida el buque sigue su rumbo. Esta nueva función hace posible que sólo se emitan alertas en situaciones de alto riesgo de colisión, de forma que los cambios de rumbo ya no se detectarán falsamente como dirección peligrosa.

Pruebas de campo

Las pruebas de campo de esta tecnología se llevaron a cabo en el Centro de Servicios de Tráfico Marítimo de Tokio Wan, en el marco de un contrato con la Guardia Costera de Japón, que gestiona los servicios de control del tráfico marítimo.

Los resultados demostraron que esta tecnología puede reducir las alertas innecesarias en un 90% en todas las rutas, especialmente en tramos curvos. También permite reconocer con antelación los buques propensos a riesgos y dar una respuesta inicial rápida para evitar colisiones, a la vez que contribuye a mejorar la seguridad del tráfico marítimo al reducir las operaciones excesivas de control del tráfico y los errores humanos.

Basándose en los resultados de las pruebas de campo, Fujitsu pretende proporcionar servicios de apoyo a la navegación segura a partir de marzo de 2022. Además, a partir de septiembre de 2023, pretende ofrecer un servicio dotado de un algoritmo actualmente en desarrollo que evalúa cuantitativamente si un buque sigue una ruta, analizando las características del mismo, así como los datos del rendimiento de la navegación.

De este modo, podrá garantizar tanto la seguridad del control del tráfico marítimo, como la navegación de los buques y contribuir a la construcción de un sistema de tráfico marítimo resistente.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px