Estaba meridianamente claro que la Diputación de Guipúzcoa no iba a cejar a las primeras de cambio en la defensa de sus peajes para camiones en la N-1 y la A-15. Sus intenciones y su modo de obrar han sido transparentes desde que se iniciara la batalla judicial.

En consecuencia, la autoridad provincial vasca ha decidido recurrir a un truco legal para interponer un incidente de nulidad contra la reciente sentencia del Tribunal Supremo que confirma la nulidad de los peajes dictada en su día por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, según confirma Fenadismer.

Así pues, la Diputación de Guipúzcoa alega que el sistema de peajes establecido tiene el visto bueno de la Comisión Europea, y que por ese motivo, el Tribunal Supremo debería haber planteado una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea antes de pronunciarse.

Sin embargo, Fenadismer defiende que la Comisión se limita a validar los aspectos técnicos de los peajes a aplicar, sin entrar a valorar sobre el carácter discriminatorio o no de la medida, que, según la patronal, es lo que precisamente ha motivado la sentencia desfavorable a la legalidad de los peajes establecidos.

Así mismo, la organización empresarial reitera que el marco legal que regula los peajes para camiones en Guipúzcoa «ya ha sido analizado por tres veces por altos Tribunales y por tres veces lo han declarado ilegal, por nada menos que por vulnerar un principio tan fundamental, como es el de no discriminación».