La repercusión por la propagación del virus global del coronavirus, no conoce de fronteras y sus efectos se empiezan a trasladar a las grandes convocatorias, que tienen que conjugar los intereses comerciales con las recomendaciones de salud pública diseñados por las autoridades sanitarias de cada país.

En este contexto, que casi cambia de un día para otro, los organizadores de Hannover Messe y las autoridades locales han decidido que la mejor opción es posponer la feria, que iba a celebrarse entre el 20 y el 24 de abril.

Esta decisión se ha adoptado para proteger la salud de los asistentes al evento ante el riesgo de contagio existente en los grandes eventos, aunque desde la organización lamentan los inconvenientes que pueda causar a todos los participantes.

La feria tendrá lugar finalmente entre los días 13 y 17 de julio. La autoridad sanitaria de la Región de Hannover ha recomendado seguir los consejos del Instituto Robert Koch, que incluye medidas integrales para salvaguardar la salud cuando se realizan eventos importantes. Para más información, contacte con el representante de la feria en España en este enlace.

La celebración en abril habría implicado la puesta en marcha de numerosas medidas de precaución, como la instalación de estaciones de medición para comprobar si algún asistente tenía fiebre, además de impedir la entrada a personas procedentes de áreas de riesgo o que hubieran estado en contacto con ellas.

Esto habría supuesto la evaluación exhaustiva no solamente de visitantes y expositores, sino también de cualquier otra persona que accediera a la zona, como los proveedores de servicios o los trabajadores del catering. Por ello, se ha decidido que la mejor opción era aplazar el evento unos meses hasta que la situación fuera segura para todos los asistentes.