La Asociación Internacional de Transporte Aéreo, Iata, ha pedido a los gobiernos que se considere a los trabajadores del sector de la aviación como trabajadores esenciales de cara a la próxima campaña de vacunación.

Aunque obviamente no exigen que se vacune a estos empleados en primer lugar, creen que debe ser uno de los principales colectivos a tener en cuenta una vez se haya garantizado la protección de grupos vulnerables y sanitarios.

El transporte de la vacuna ya ha comenzado y según los cálculos previstos, será necesaria una capacidad equivalente a 8.000 cargueros Boeing 747. Por ello, en Iata creen que es esencial que los trabajadores encargados de hacer funcionar la cadena logística estén disponibles y preparados para ello.

La propuesta está alineada con la hoja de ruta para los casos de uso prioritarios elaborada por el grupo de expertos en inmunización de la Organización Mundial de la Salud. En ella, se incluye al transporte entre los sectores esenciales, junto al de la sanidad, la educación y los cuerpos y fuerzas de seguridad.

En este sentido, desde la Asociación han vuelto a reiterar el papel vital del transporte aéreo para garantizar una respuesta global a la pandemia, participando activamente en la distribución de medicinas, tests de prueba, equipos de protección y ahora también vacunas alrededor del mundo.