Puertos del Estado, la Autoridad Portuaria de Barcelona y Adif han suscrito un convenio para impulsar la instalación de apartaderos y mejoras en los corredores ferroviarios Madrid-Barcelona y Zaragoza-Pamplona para trenes de 750 metros, con cargo a las aportaciones financieras del Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria.

Así pues, se ha previsto que las actuaciones tengan un presupuesto de 30 millones de euros repartidos entre 2020 y 2023.

Las entidades públicas estiman que este aumento de la longitud máxima especial dará continuidad al aumento de longitud máxima básica de los trenes a 750 metros en el tramo Barcelona-Reus que se obtendrá cuando finalicen las obras en marcha en el Corredor Mediterráneo.

En consecuencia, Puertos del Estado asumirá la secretaría de la comisión de seguimiento que se creará al efecto, mientras que Adif se encargará de la redacción y aprobación de los proyectos constructivos, así como de la licitación y ejecución de las obras correspondientes, que serán financiadas por la Autoridad Portuaria de Barcelona.

Las actuaciones se incardinan en una estrategia general de desarrollo de corredores ferroviarios de mercancías, en relación, así mismo, con el resto de actuaciones que se están llevando a cabo en el Corredor Mediterráneo.