Estiba contenedor

Una crisis interna llega a Anesco en el peor momento.

En un momento clave para la obligatoria reforma de la estiba española, la Asociación Nacional de Empresas Estibadores y Consignatarios de Buques, Anesco, ha visto como varios de sus principales representantes dimitían a lo largo del mes de diciembre.

En concreto, el presidente del Comité Ejecutivo de Empresas Estibadoras de Anesco, Juan Aguirre Aguirrezábal, presentó su dimisión el día 2 de diciembre. Un día después la presentó el vicepresidente Javier Sáez González, y el pasado 22 de diciembre lo hizo su homólogo Carlos Larrañaga Vallo.

La renuncia al cargo de estos miembros del Comité ha propiciado que el presidente de Anesco, Joaquín Coello, haya puesto su cargo a disposición de la Asamblea General de la patronal, que celebrará una reunión extraordinaria en las próximas semanas.

La incertidumbre y la opacidad parecen reinar en el seno de la patronal y, por ende, en el futuro de la estiba española. Desde Anesco no se ha informado aún de la fecha en la que se ha de celebrar la reunión, en la que «se analizará la situación y se iniciará el procedimiento interno de renovación de cargos», apuntan.

Por otra parte, según los comunicados oficiales de la patronal, Aguirrezábal, Sáez y Larrañaga continuarán formando parte del Comité Ejecutivo de Empresas Estibadoras y de la comisión negociadora interlocutora con las organizaciones sindicales, por lo que tampoco queda claro en qué medida pueden afectar sus renuncias a efectos prácticos.