Inditex tiene una de sus principales fortaleza en la gestión de una cadena de suministro bien engrasada y que trabaja a escala global.

Pese a las dificultades planteadas por la expansión de la pandemia del Covid-19, los suministros de la compañía gallega han seguido funcionando con normalidad gracias a la flexibilidad de su modelo de negocio.

En este sentido, la integración del inventario ha demostrado ser fundamental durante este período y, junto con una gestión muy activa de su cadena de suminstro, inventario y gastos operativos, la empresa textil ha conseguido reducir el inventario un 19% al cierre del primer semestre de 2020.

Por lo que respecta al pujante canal on-line del grupo textil, su modelo de negocio y la posición central de inventario han hecho que las ventas a través de internet hayan crecido un 74% en la primera mitad de 2020.

A nivel global, las ventas de Inditex en los seis primeros meses del año se han visto afectadas por el cierre temporal de las tiendas y las restricciones, con lo que han descendido hasta los 8.033 millones de euros, aunque se recuperan progresivamente a medida que las tiendas abren y la venta on-line continua creciendo.

En este contexto, la compañía gallega sigue apostando por la expansión global de su modelo de negocio integrado con tres prioridades estratégicas, como son la integración plena de tienda y online, la digitalización y la sostenibilidad.