El pasado 2020 ha sido un año de intensa transformación para Inditex, en un escenario de fuerte incertidumbre marcado por los cierres de gran parte de sus establecimientos y por el vuelco que ha dado el canal del comercio electrónico.

Así pues, el pasado ejercicio, la compañía textil gallega ha conseguido la integración total de sus canales físicos y on-line, ha visto cómo sus ventas de comercio electrónico se han incrementado un 77% y ha finalizado al 100% la implantación de la RFID y de su inventario único en todos los formatos.

De igual manera, la multinancional ya ha avanzado en el establacimiento de su nueva plataforma digital, que, según sus datos, ya alcanza una implantación del 80% y, en este mismo sentido, tiene previsto completar su despliegue a finales de este mismo ejercicio 2021.

Así pues, la compañía sigue adelante con la expansión global de su modelo de negocio integrado con tres prioridades estratégicas, como son la  integración plena de tienda y on-line, la digitalización y la sostenibilidad.

En este sentido, Inditex estima que su cadena de suministro ha funcionado con normalidad debido a la flexibilidad de su modelo de negocio basado en el aprovisionamiento en proximidad y la posición única de inventario.

De igual manera, según la textil gallega, la integración de inventario se ha demostrado fundamental durante este período, lo que le ha permitido reducir las existencias en un 9%.