El observatorio trimestral de la carga aérea de Madrid, elaborado por el Foro MADCargo junto al Zaragoza Logistics Center, ha concluido que entre julio y septiembre de 2021 la actividad global de carga aérea continúa por encima de los niveles previos a la pandemia, lo cual se concreta en un incremento del 9% respecto a 2019.

En términos de capacidad, la mayoría de los mercados continúan por debajo de los niveles pre-pandemia, con la única excepción de las aerolíneas norteamericanas. A su vez, la combinación de la fuerte demanda con la menor capacidad explica el incremento en los precios de los fletes.

En Europa, aunque los principales hubs han seguido una tendencia similar a lo largo de la pandemia, Bruselas, Milán y Frankfurt exhiben un comportamiento considerablemente más sólido. De hecho, Bruselas y Milán consiguen un comportamiento carguero netamente mejor que el de Madrid con una conectividad de larga distancia significativamente más limitada.

En este sentido, en el tercer trimestre se ha detectado un aumento muy significativo de los principales aeropuertos de Latinoamérica y Estados Unidos como destinos finales de la carga enviada desde Madrid. También han crecido las rutas con Oriente Medio, aunque en general se aprecia cierta retracción en los destinos asiáticos.

Entre las conexiones semanales de larga distancia, conviene apuntar que Nueva York es el destino final para el que más carga maneja el aeropuerto madrileño, que a lo largo de estos tres meses ha ido recuperando gradualmente su actividad pre-pandemia, alcanzando en septiembre el mismo nivel que en 2019.

Carga aerea en Barajas

Las 10 principales rutas de carga aérea de Madrid, entre las que se encuentran las de Leipzig y el aeropuerto de Heatrow, en Londres, representan el 41% del tonelaje total gestionado en el aeropuerto. Además, a pesar de la tradicional preponderancia de las bodegas en la capital, en el escenario tras la pandemia parece haber una ganancia del 10% en la participación de cargueros puros.

En cualquier caso, el observatorio ha detectado una cierta ralentización en la recuperación del tráfico de carga en los aeropuertos españoles, tanto por factores económicos como por el retraso en la apertura de ciertos mercados, afectados por restricciones. La situación podría agravarse en el último trimestre por el aumento de los precios de la energía y el IPC, combinado con un menor crecimiento económico.

El aeropuerto madrileño mantiene el equilibrio entre los destinos europeos e internacionales, siendo el de Zaragoza el de mayor porcentaje de carga con destinos internacionales, gracias a las operaciones de Qatar y otros operadores de Oriente Medio, como consecuencia de sus acuerdos con Inditex.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px